colección

Quitar la carne_

Otoño invierno 2013/ Fashion Week LAS Vegas

Sabía que el color negro en cuero y con tachas tiraba a sado, entonces me pregunte que pasaba si cambiaba de color. Eso fue lo que pasó en quitar la carne, convertí el cuero y las tachas en la carne de cristo, y el sado en el sufrimiento y la agonía,de él en la cruz.

CONTEXTO

La gente no se imagina lo rápido que pasan las colecciones, son un suspiro. 

Recuerdo que en mi primer desfile me dieron un consejo muy sabio, me dijeron que mi estilo era sado y que si no cambiaba se me iba a terminar rápido.

Sabia que el color negro en cuero y con tachas tiraba a sado, entonces me pregunte que pasaba si cambiaba de color. Eso fue lo que pasó en quitar la carne, converti el cuero y las tachas en la carne de cristo, y el sado en el sufrimiento y la agonía,de el en la cruz.  

Voy contando un poco lo sucedido, me convocan  de Buenos Aires Fashion Week (BAF) para decirme que iba a ser una de las diseñadoras seleccionadas para ser la campaña.

Era temática libre, no sabía qué hacer, ni había pensado en el nombre del desfile. Lo primero que se me vino a la cabeza fue hacer mi interpretación de mi ángel caído. 

Siempre me gustó leer sobre religión, quizá porque  mi crisol de razas estaba mermando y necesitaban salir a la luz.

UNA CUESTIÓN DE RAZA

Tengo rasgos raros y fuertes, de adolecente me costó aceptarme, siempre me sentí distinta al resto, mi cara y mi cuerpo no cumplía las normas de belleza establecidas hasta el momento, mi color de piel entre marron claro y amarillo, proveniente de una familia de muy baja de estatura, Soy una mezcla rara, por parte de mi mama tengo descendencia aborigen y por parte de papa japonesa.

A mis 14 años empecé a cuestionar mis rasgos y mis creencias religiosas, viví con esa encrucijada toda la vida. Amo leer sobre religión e historia, por que hay algo en mi que no está resuelto.

Me crie en una familia cristiana, donde si me dolía la cabeza tenía que llamar a mi tía para que me cure el mal de ojo, si me dolía la panza llamaba a otra para que me cure el empacho o me tiran el cuerito y así una infinidad de parientes y amigos que te curaban antes de ir al médico. Crecí con una virgen en la cabecera de mi cama SANTA RITA y su dicho es TE DA O TE QUITA (en su inicio, fue madre, luego monja y tiempo después, se convirte en una santa pagana).

Hoy en día sigo durmiendo con ella, es lo más valioso que tengo en mi vida y va a ser la reliquia que pasará a mis hijos cuando no esté. Todo esto me llevó a casarme por iglesia, un día 2 de noviembre (día de los muertos) en la iglesia de Santa Rita, obvio, mis hijos se bautizaron en ese mismo lugar. Me case de negro y tuve 7 damas de honor.

CARNAVAL

Me aburre un poco como la sagrada iglesia cuenta la religión, prefiero los evangelios apócrifos escritos por los herejes, pero mis preferidos son los santos paganos. Me gusta como latinoamérica en el choque o arrebato de cultura adopta al cristianismo.

Cuando tome el ángel caído empeze a buscar festividades argentinas donde el diablo está presente. Ahí caí en el carnaval, donde en el norte argentino arrancan esta festividad desenterrando al diablo, para luego al terminar la fiesta volverlo a enterrar.

El carnaval es una temporada festiva que termina antes de la cuaresma. Es una fiesta pública donde la gente suele disfrazarse y llevar máscaras. Los participantes se entregan al exceso de alcohol, carnes y otras actividades impuras como el sexo.

Cosas que se dejan de hacer en la cuaresma.
La palabra carnaval en latin, es quitar la carne, con esta descripción, me imaginaba gente disfrazada y con máscaras de piel humana fornicando. tratando de traer a la vida al anticristo. Para esto ya tenía nombre y color para mi colección, bienvenidos a “Quitar la carne”.

LA CIUDAD DEL PECADO

Esta colección se presentó primero en el Fashion Week Las Vegas, justamente, la ciudad del pecado, luego en el Buenos Aires fashion Week, fue un despliegue inmenso, la coordinación y todo era un monton.

El viaje a las Vegas fue una locura, tengo mil anécdotas, tambien recuerdos bizarros, como solo la ciudad de las vegas te lo puede dar, pero era inevitable el distanciamiento que estaba teniendo con mi familia. Mi profesión me estaba ocupando todo el día, no sabía cómo balancear.

SACAR EL ESPÍRITU DEL CUERPO

La cantidad de problemas que se puede tener en un viaje, los tuve todos. llegar a Buenos Aires y tener 5 dias para terminar 3 conjuntos para el desfile de aca.

El desfile fue un auténtico carnaval, no arme conjuntos, arme cuerpos, ver como la ropa se mezclaba con su piel era un efecto hipnótico. En la ceremonia del desfile, para despertar al ángel caído se armaron alas de metal. Donde el diablo estaba personificado por una mujer con pelo de fuego y con rasgos masculinos. Salir a dar el saludo final, con el ruido de los aplausos, los flashes, con el cansancio de este largo viaje que no tenía fin, y ademas tambien, tenía que ir al casamiento de una amiga.

No recuerdo mucho el casamiento solo se que me quede dormida en una silla como borracha en carnaval, esperando a que corten la torta. Tampoco se como llegue a casa , ni cuantos dias dormí, solo quería sacar el espíritu del cuerpo.

Pasarela_